_vendetta

La mafia rusa en estos casos se lleva la palma. Ejecución perfecta, un trabajo ruidoso y masivo, pero efectivo. Visto y no visto.

Pero ciertamente, es algo quizá exagerado. Por ello los seres humanos, dejamos cabos sueltos en nuestra vida. Por el odio que nos induce el sujeto en cuestión, y la rabia, la rabia más desesperada y absurda, que nos hace retorcernos al vernos perdedores de la situación. Pero… perdedor es quien admite la derrota. La derrota injusta, se entiende. Y cuando un día, de la noche a la mañana, te ves capaz de ajustar cuentas, y hacer que rueden cabezas. Lo harás. Claro que lo harás, y te reirás a carcajadas mientras brindas con cerveza cara. Y escucharás Hatebreed a un volumen insano mientras andas por la calle apartando las miradas de la gente a codazos.

Porque has consumado tu Justa Venganza. Y has conseguido que todo vuelva a su curso, al equilibrio de la igualdad de condiciones.

Por las venganzas frías, y la sensación de victoria, alza el vaso Fiel.

Advertisements

_éter

Afortunadamente viajar a Baia sin billete de vuelta ayuda en gran medida a lograr mi cometido. Llevar a cabo esta tarea, que aún no me ha sido encomendada del todo. Y que cuando acaben las instrucciones, ya no habrá vuelta atrás, como en un avión justo en el instante antes de despegar. No habrá vuelta atrás, porque entoces querrá decir que ya ha acabado la misión en sí. Es paradójico, ¿no?.

Para ello hay gente que se prepara toda la vida. Vende su existencia en vida a cualquier cantamañanas que crea saberse en posesión de la verdad. Hoy en día, cualquier imbécil, heredero de un cultura ancestral (ancestral quiere decir en este caso obsoleto, para los que se acaban de levantar de la siesta), se siente plenamente capaz de entrar en tu casa, abofetear a tu mujer, o marido, azotar a tus hijos, y darte instrucciones.  En un alarde de intromisión injustificada despreciable. Manteniendo vivas mentiras universales siglos después, para que a la hora de engañarnos, sólo haya que mover unos pocos hilos, y no siete mil millones.

Tiene cojones. Miles de ignorantes reincidentes ahogan su desasosiego con la mierda que les ofrecen como si fuese oro. Y encima, nuestra verguenza, en vez de apalearnos brutalmente el rostro cada vez que cometemos el miserable atrevimiento de criticar a Los Engañados por Otra Entidad diferente, nos permite permanecer como si nada, y encima, vernos poseedores de la única y cierta y buena y genial Verdad Definitiva.

Y coges un libro que te regalan, lees dos hojas, y ves gente que al menos de mentirijillas ha tenido la desfachatez social de insinuar, que hay gente que se reune para acabar con la vida de ¿sus semejantes? como venganza hacia todo aquello que les rodea y les repugna, haciendoles sentir partícipes de un cáncer que cubre cada centímetro del planeta. Curioso, ¿no?

No son horas de densificar el flujo de ideas. Que no son pocas a lo largo del día. Aunque muchas sean malas.

_trapos

Parar la reproducción de un grupo tan sumamente indescriptible como Daturah para revolver en el pasado (iba a ser más cabrón, pero ni merece la pena, ni quiero dar a entender algo que no es) es poco menos que una estupidez.

Pero lo he hecho. 2005. Ese fué el año. Quizá todo empezara antes, pero ahí fué cuando se desarrollo la miga de lo que ahora me ocupa. Tan solo una serie de hechos enlazados únicamente por algún programa de edición en versión de evaluación y música floja. No. No solo es eso. Es mucho más. Cada pequeño detalle de esa consecución de fotografías tiene un significado importante. ¿Cual es la última foto? ¿Y la primera?

La verdad es que hoy por hoy, no hecho de menos en absoluto aquel sin vivir que me hizo comportarme como un payaso durante mucho tiempo. Porque ahora tengo cosas mucho mejores. Pero siempre me quedará la duda del qué-hubiera-pasado-sí. Y esas cosas. Espero que a alguien más le quede ese resquemor, porque entonces, me temo que debería ir a la capital del estado a aclarar ciertos asuntos (mentira podrida, jamás haría un viaje de ese pelo para discutir gilipolleces).

En fin, me pregunto si el resto de personas que tienen una copia de aquel video, lo han visto más de 2 veces. Yo lo recuperé del olvido ayer. Al menos del olvido de la vista, porque durante mucho tiempo recordé cada uno de los días que pasaban, que tenía en mi poder parte de una despedida, más bien, una huída justificada con el aprendizaje vocacional, pero que nunca podrá tapar la verdad.

Empezar desde cero, y borrar de la memoria las caras que durante un tiempo nos ayudaron y a la vez nos jodieron debido a nuestra nula capacidad para decidir algo, y para filtrar lo malo y lo bueno. Inventarnos nuestra vida desde cero. Ya no te conocen en la panadería, y los vecinos ancianos de tu nueva casa te preguntan “a ver de quién eres”. Lo has conseguido, eres alguien que nació ayer, y que no tiene que enfrentarse con la realidad de hasta antes de ayer nunca más. Bastará con hacer el paripé de vez en cuando. Un puro trámite para salvar las coletadas que el pasado pueda usar para joderte. Y nada más. Inventate un nombre. Y un pasado. Y deja de lado todo aquello que era parte de tí hasta hace poco. Explica las cosas a tu manera. Nadie se dará cuenta. Nadie menos las personas que un día te quisieron, y que se hartaron de no ser tenidas en cuenta.

Pero ya nada importa. Porque tu recuerdo no me atormenta cuando duermo. Ni cuando escribo. Ni cuando escucho Matchbook Romance, o Seether. Todo aquello hace mucho, mucho tiempo que acabó. Hace más de 2 años. Aunque… no me arrepiento de nada. Quizá porque ignorar da esperanzas. O no.

Todo aquello… no son más que puntos negros en el olvido. Quién valía ha prevalecido. Curiosamente sólo quedamos 2 o 3. Aunque da igual…

_porque sí

Realmente, no me salía de los huevos escribir. No. No tengo demasiadas ganas, y esto, no es en nigún caso, un buen síntoma. Vale que en parte puede ser porque ha habido más momentos geniales esta semana (probablemente la mayor mentira que he escuchado en todo el puto año), pero más bien es que, sobre la mierda habitual, en vez de cosas bellas ha prevalecido la indiferencia.

Cuando después de creerte las cosas como te las pintan, ves que la gente que debería actuar como tu evade el máximo de responsabilidad y no da palo al agua, pues te paras en seco y dices: menudos hijos de puta que estais hechos. Y les deseas lo peor sin ningún tipo de remordimiento, porque odiar a un parásito inútil y sentirse culpable, es dar un paso hacia atrás en nuestra escala de valores, para volver a cuando nos daban la comida a la boca. Que no somos ni tan jóvenes ni tan ancianos, y todavía vemos 2 en un burro.

La cosa es que estaba yo revisando feeds tras intentar poner un poco de orden en mi puto habitáculo (mission failed) y he visto que Interrupted tenía 3 posts de ayer a hoy. Y lo crea esa persona o no, o lo crea alguien o no, al leer su trabajo encuentro tal simil con algunas de mis derrapadas que casi llego a entender por donde van los tiros. Aunque la verdad es que puedo entender el trabajo que puede suponerle esto a una persona que no le sale de los cojones andarse con volteretas literarias, y prefiere soltar la mierda de golpe sobre el plato. Perfectamente entendible y respetable, pero, llendo al grano, ha sido leer y decir: pues mira tu, que me han entrado ganas de escribir. ¿De què? De nada. Perode algo, porque algo siempre significa.

Entonces, quizá, como preámbulo de lo desconocido, podría volver a profesar la ira despiadada a la que nos inducen ciertas personas de nuestro ambiente lectivo, sensación en absoluto aislada, y puesta en común reiteradas veces en uno de los círculos más selectos de la facultad, a la par de odiado por el afán de alguno de sus miembros por despotricar contra absolutamente todo lo que le rodea.

Y como siguiente evento cronológico, podría quizá dejar de decir gilipoleces. Es duro escribir un post a horario partido. Una jodienda que no te permite lograr una cohesión, si es que algo de lo que escribo guarda algún tipo de conexión con lo inmediatamente anterior o siguiente.

Bah, un post gratuito de medio día del sábado. Como cualquier otro.

_simil

Cómo voy a ordenar mi vida si tan sólo ordenar mi cuarto es un puto hito insalvable.

Vaya, parece que al fin y al cabo, el término medio existe.

_fade from

Hazme entender.

Vale, deberé ser comedido a partir de ahora. Me encanta, por otro lado. Me encanta descubrir gente inteligente a mi alrededor.

Quizá me esté explicando mal. No me refiero a alguien que lea. O que se abstenga de la puta mierda que escupe la televisión. O que no vea fútbol. Me refiero a alguien que sea capaz de enfrentarse a una situación tan absurda como leer una pregunta de test con la seriedad suficiente como para poder leer, pensar y constentar sin reirse como un imbécil, sin decir eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee, etcétera.

En serio, entre todos podemos hacer que esto sea más común. Aunque sea dificil. Pero me basta para al menos, en determinadas circunstancias de la vida, en determinados sitios, decir: joder, que bien. No me entran ganas de cruzarte la cara cada vez que respiras. Joder, alguien que actúa normal, preocupándose por lo que le ocupa en ese instante y que no afecta a nadie sino no a él. Y no en lo que pueda decir el resto de gente si no adopta una postura de indiferencia ante el error. Errar es bueno y es necesario.

Tener miedo a que yo pueda darme la vuelta en un momento dado, levantarme, señalarte y partirme el culo, es síntoma de que todavía no has superado tu etapa de desnudez mental. No tienes una pauta de actuación definida por instinto. Alto y claro: no tienes personalidad.

Y aún en el caso que un individuo de tus mismas características se ria de ti, o hable de ti, deberías ser capaz de ignorar aquello que te hace perder el tiempo y pensar de manera innecesaria e inconcluyente. Pero no. Tú no eres así. Tú eres amigo de todos y de todas, y mantienes un comportamiento siempre bien aceptado, y mantienes unas costumbres denominadoras comunes, porque es fácil y así te quitas de movidas. Fantastique.

Afortunadamente, todavía queda quien me obliga a entender. Gracias.

_fade to

Entiendo.

Bueno, no, pero sí. Ya sabes.

Vamos, que eres gilipollas. O al menos, disculpa, pero es lo que alcanzo a vislumbrar desde, quizá, mi no tan privilegiado punto de vista. Vale, que ahora, dejas aquello que ha sido (se supone) tu punto de apoyo, tu meta, y tu soma durante todos estos años, por algo totalmente opuesto. Jo jo, y lo mejor de todo son tus argumentos. Genial. Francamente genial. Así que todos estos años moviendote por donde te movías, escuchando lo que escuchabas, hablando lo que hablabas, y resulta que ahora no es más que pura hipocresía. Pura y desconcertante, etérea y putamente cristalina hipocresía, de la mejor, de la cojonuda.

Fantástico. Guau, pensaba que había visto bastante para mi edad. Qué iluso. Gracias a la gente como tú uno nunca acaba de acostumbrarse a los imbéciles. Cuando parece que has descifrado sus pautas de vida, va uno y se sale del gráfico, se lleva la palma. Además todo queda en casa. Afortunadamente todavía queda quien tiene buen olfato para estas historietas…

Y veamos… para aquellos que se piensan que padezco algún tipo de sordera… no, no estoy sordo. Oigo todo. Gracias.

Seamos sinceros… es evidente que hablo sobre personas o estereotipos más o menos definidos. Pero en absoluto es una generalización. Siempre, siempre, siempre destripo situaciones concretas. Lo digo porque se que tarde o temprano hay gente ociosa que se te lanza al cuello con los piños de par en par, a ver que puede arramplar.

¿Entiendes tu?