_Status

A los que me felicitan y a los que doy asco sólo puedo decirles la misma cosa, que no es ni humildad ni excusa, si no la verdad:

Escribo de oído. Y ya está.

_Estertores #4

Estertores 4 ” Sangre Azul” ya es una realidad. Dentro de poco estará disponible para descargarlo de forma gratuita desde nuestra web, así como ejemplares físicos distribuídos de forma aparentemente aleatoria por la CAV.

Para más información:

http://www.estertores.net

http://www.facebook.com/group.php?gid=267970726314&ref=ts

Actualmente el grupo de facebook es la plataforma de información que mantenemos más actualizada.

Para cualquier pregunta o sugerencia, no dudéis en contactar.

Esperamos que os guste.

_Recycle

– Ya me has hablado de eso.

– Lo sé, lo sé. Sólo quería resaltar el hecho de que hace 2 semanas, no tenía ninguna gana o ilusión por escribir, y ahora siento que estoy demasiado productivo. ¿Sabes cuando repites sin parar la misma palabra mil veces y pierde totalmente el sentido?

– Sí.

– Pues eso.

– Es martes y son las 4 de la mañana. Dime lo que quieres de verdad o déjame dormir.

– …

– ¿Hola? Voy a colgar. Mañana trabajo, ¿Sab-

– Te hecho de menos.

_En otro tiempo fui más joven, pero no mejor (1 de 4)

Verano del 2000.

No sé porqué, cuando pienso en el año 2000, o en el 2001, incluso en el 2002, me parecen algo cercano. Después le resto 10 a mi edad, para calcular cuantos años tenía, y me cago en Dios.

Por aquél entonces, Cambrils, o más bien el sur de Cambrils (que si bien no era el pueblo en sí estaba bajo la misma jurisdicción) era zona de acuerdos cerrados en discotecas de esas a las que se entra bajando escaleras.

Aproximadamente 2 kilómetros a pié de playa de urbanizaciones más o menos agraciadas, minigolfs, ultramarinos, piscinas rebosantes de cloro. Pistas de tenis, parkings descuidados, campings llenos de alemanes. Campings abandonados, estos ya sin alemanes. En cambio sí con jóvenes españoles bebiendo al anochecer. Y caminos de tierra, junto al mar, junto a las playas artificiales creadas volcando en la costa cientos de toneladas de tierra y arena, traídas de la construcción del metro de Valencia, las ampliaciones de línea del tren de Barcelona y de la zona desértica del interior.

El escenario, ya os habréis hecho una idea, era una maravilla para gente con la imaginación despierta. Burdeles a los lados de la carretera nacional rodeados de más burdeles, algunos funcionando, otros abandonados. Hoteles absurdos en lugares absurdos. Gente que se levanta a las 6 de la mañana en vacaciones para plantar la sombrilla en la playa, y después se va a dar una vuelta por la ribera de un río seco que huele a heces.

Me gustaba pensar que ocurrían miles de crímenes en dichos burdeles y disco pubs cutres, así como en las habitaciones de los Night Inn de la nacional, y que todos los cadáveres acababan escondidos entre las cañas de la ribera del río, medio enterrados. Nunca vi ninguno, pero claro, tampoco planté una sombrilla a las 6, y la ribera, sólo la veía desde la carretera que la recorría en uno de sus lados, ya que baja ahí para volver a subir era algo estúpido.

Como todas las familias felices españolas de vacaciones en la Costa Daurada, teníamos un itinerario favorito, y una playa favorita, y unos vecinos favoritos con los que ir, junto con sus hijos, a cenar a nuestro restaurante catalán favorito. Allí sacábamos tablas de embutidos, y… es lo único que me acuerdo. De eso y de los pijamas de postre.

Recuerdo a Inma, y a Raimon. Los hijos de la hermana de la dueña (si no es así, disculpadme). Recuerdo que iban a ir a estudiar a mi mismo colegio, pero en Cambrils, lógicamente. Recuerdo que jugábamos con ellos desde hace años, pero claro. Inma y yo, éramos de la misma edad. Precisamente de la misma edad. Y creciamos a la par. Y ella era una chica. Y yo era un chico.

Sólo que claro, ella iba a ser una mujer impresionante, como demostró años después cuando la vi por casualidad a lo lejos, y yo era un niño gordete y desgarbado, con gafas enormes cubriendo mi cara. Nuestra amistad, como todas las amistades entre hombre y mujer, se vió enrarecida cuando empezamos a segregar hormonas. Nos mirábamos raro, y todo eso. Mi hermana y Raimon, por el contrario, bastante más jóvenes, seguían jugando ajenos a lo que ocurría entre Inma y yo.

Ahora, la verdad es que como colofón me gustaría decir: “Y fue nuestro primer beso, y fue muy bonito y lo recuerdo con cariño”.

Pero no. Nunca nos besamos. Perdimos contacto. No existía internet, no existían los teléfonos móviles. Creo recordar que apunté la dirección de alguna manera, hoy podría conseguirla en pocos minutos si quisiera, al menos la del restaurante. Pero tampoco importaría, porque el restaurante lo cogió otra gente, otra familia, y pasó a ser el favorito de cualquier otro pero no el mío, ni el de nadie de mi alrededor.

Cada verano, las cosas iban cambiando, pero ella siempre surgía en algún punto de mis sueños o pensamientos mientras estaba allí. Proyectaba su cara en la de cualquier chica que tuviera pinta de ser más o menos como ella, y confiaba en la baza de tener algo más de experiencia cada año. Pero nada.

La última vez que la vi, iba en moto por el paseo. Hace años la gente circulaba en moto por el paseo principalmente porque no estaba construído en su totalidad, con lo cual era difícil delimitar lo que era costa virgen (sigh) y paseo marítimo. Raimon iba de paquete. Yo iba andando ensimismado, agitando la arena del suelo a cada paso, unos 10 metros por delante de mis padres y mi hermana. Justo cuando pasaron, levanté la cabeza y la giré a tiempo de ver su perfil a escaso medio metro, y la sonrisa inconfundible de su hermano. Él se giró: me había reconocido. Yo me quedé viendo cómo se alejaban lentamente, e intuí que él le decía algo a ella, ya que se giró sólo un segundo, y volvió a mirar hacia atrás. Yo me quedé boquiabierto, maravillado.

Al menos Cambrils me guiñó un ojo después de todo, más allá de burdeles y demás atrezzo especulatorio.

Raimon e Inma. Espero que tengáis motivos por los que sonreír cada día.

_Breakdown

Lo primero que hago al conocer a una mujer es combinar sus apellidos con los míos.

Después, destruyo todo y me pego un tiro en la cabeza. Es de manual. Y aún así, no se puede evitar.

Hasta ahora, al menos.

_Mucho apreciado (Cartas para ellas, 5 de 5)

Bilbao, 5 de mayo de 2010

Querida X,

Hoy he soñado que follábamos. Otra vez.

Hay momentos en los que me arrepiento un poco de haber saltado del tren en marcha. No sé, me queda un regusto raro en la boca, pero por algún motivo, las mujeres no tenéis la misma concepción del tiempo, y ya sea por capricho o por lo que hemos vivido juntos, o cualquier otra cosa que se te ocurra, al final todo acaba patas arriba.

Y no fue menos. Entraron al salón de tu casa 5 kosovares encapuchados y sólo quedó intacto el plato de spaghettis que me comí antes de desaparecer para siempre, secuestrado por tus abusos del lenguaje y por mi gilipollez.

Me imagino que soy el cabeza de turco que cualquiera pueda desear para no volver a tener que buscar excusas nunca más. No pasa nada. Es comprensible. Yo mismo he llorado un poco en otros hombros, para después comerles la boca de forma totalmente desacertada. Pero ya no importa.

Verás: Estoy en un punto en el que, o me centro y vuelvo a ser persona, o entro, esta vez sí, no hay escapatoria, en una espiral de decadencia. Y créeme que no quiero, pero a veces sales y se complica todo. No lo entiendes porque estás casada y pagando una hipoteca, esperando tu tercer hijo. Pero bueno, yo te lo cuento, por los motivos que te he dicho en el segundo párrafo u otros que tengas a bien inventarte.

En realidad, el motivo de esta carta, no es contarte todas estas chorradas carentes de interés. En realidad, te quiero dar las gracias. He aprendido bastante desde entonces. A veces miro tus fotos y permanezco impasible mientras los momentos que se quedan grabados pasan ante mis ojos. Gracias por ayudar a construirme. No hay mucha gente a la que le pueda dar las gracias por esto. Tú eres una de esas personas.

Gracias.

PD: Z ha muerto en un tiroteo con la mafia china. Eso sí sabía que iba a pasar, no como otras cosas que no tenía ni idea.

Cuídate, o no.

Firmado,

Y

_Info teaser

Esta entrada carece de contenido literario, es sólo una referencia a los sitios con los que estoy colaborando.  (Para visitarlos pinchar encima del nombre en el post o en el blogroll, a la derecha)

El primero es Estertores. Algunos lo conoceréis ya, somos un grupo de personas, muchos bloggers, y es un fanzine totalmente literario (plaquette, si se prefiere). Texto puro, relatos basados cada vez en un tema común. Tal y como dice Shangai Jim, que también colabora en él: “Es TODO texto, la gente lo abre y sólo hay letras. No puede ser más punk”. Vamos a sacar el 4º número en pocos días. Todos los números se pueden descargar de manera gratuíta desde la web.

Después, por seguir un órden de algún tipo, sigue Granite and Rainbow. Revista literaria de momento exclusivamente online. En su primer número colaboro con una aproximación de lo que significa para mí el escritor Ray Loriga. La revista se puede descargar de manera gratuíta desde la web, y tiene casi 100 páginas de contenido. Cualquiera que disfrute leyendo disfrutará con esta revista, está hecha por gente que conoce a fondo de lo que habla (yo no me incluyo en ese grupo, tranquilos todos) y que sobre todo, lo disfruta.

Por último, por ser el proyecto de más reciente creación, está ¡bLaS! Proyecto literario de jóvenes exiliados de la Universidad de Deusto. Lejos de desistir, cogimos nuestras arrastradas ilusiones y decidimos establecernos como agrupación cultural. Bilbao Arte Literatura y Sarcasmo es el nombre completo. Aspiramos a editar una publicación periódica, trabajando cualquier vertiente de la literatura.

Espero que a alguien le sea de interés esta información, sobre todo para la gente que piensa que sus inquietudes no están representadas de ninguna manera. Puedo decir que las 3 agrupaciones están abiertas a colaboraciones, interesados pueden comentarlo aquí o a través de los mails de contacto de cada sitio.