_trapos

Parar la reproducción de un grupo tan sumamente indescriptible como Daturah para revolver en el pasado (iba a ser más cabrón, pero ni merece la pena, ni quiero dar a entender algo que no es) es poco menos que una estupidez.

Pero lo he hecho. 2005. Ese fué el año. Quizá todo empezara antes, pero ahí fué cuando se desarrollo la miga de lo que ahora me ocupa. Tan solo una serie de hechos enlazados únicamente por algún programa de edición en versión de evaluación y música floja. No. No solo es eso. Es mucho más. Cada pequeño detalle de esa consecución de fotografías tiene un significado importante. ¿Cual es la última foto? ¿Y la primera?

La verdad es que hoy por hoy, no hecho de menos en absoluto aquel sin vivir que me hizo comportarme como un payaso durante mucho tiempo. Porque ahora tengo cosas mucho mejores. Pero siempre me quedará la duda del qué-hubiera-pasado-sí. Y esas cosas. Espero que a alguien más le quede ese resquemor, porque entonces, me temo que debería ir a la capital del estado a aclarar ciertos asuntos (mentira podrida, jamás haría un viaje de ese pelo para discutir gilipolleces).

En fin, me pregunto si el resto de personas que tienen una copia de aquel video, lo han visto más de 2 veces. Yo lo recuperé del olvido ayer. Al menos del olvido de la vista, porque durante mucho tiempo recordé cada uno de los días que pasaban, que tenía en mi poder parte de una despedida, más bien, una huída justificada con el aprendizaje vocacional, pero que nunca podrá tapar la verdad.

Empezar desde cero, y borrar de la memoria las caras que durante un tiempo nos ayudaron y a la vez nos jodieron debido a nuestra nula capacidad para decidir algo, y para filtrar lo malo y lo bueno. Inventarnos nuestra vida desde cero. Ya no te conocen en la panadería, y los vecinos ancianos de tu nueva casa te preguntan “a ver de quién eres”. Lo has conseguido, eres alguien que nació ayer, y que no tiene que enfrentarse con la realidad de hasta antes de ayer nunca más. Bastará con hacer el paripé de vez en cuando. Un puro trámite para salvar las coletadas que el pasado pueda usar para joderte. Y nada más. Inventate un nombre. Y un pasado. Y deja de lado todo aquello que era parte de tí hasta hace poco. Explica las cosas a tu manera. Nadie se dará cuenta. Nadie menos las personas que un día te quisieron, y que se hartaron de no ser tenidas en cuenta.

Pero ya nada importa. Porque tu recuerdo no me atormenta cuando duermo. Ni cuando escribo. Ni cuando escucho Matchbook Romance, o Seether. Todo aquello hace mucho, mucho tiempo que acabó. Hace más de 2 años. Aunque… no me arrepiento de nada. Quizá porque ignorar da esperanzas. O no.

Todo aquello… no son más que puntos negros en el olvido. Quién valía ha prevalecido. Curiosamente sólo quedamos 2 o 3. Aunque da igual…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s