_reducto

Tras las escarpadas colinas de lo conocido, a sabiendas de su naturaleza abrupta y hostil, se esconde un bar de corte clásico pero a la vez con matices tecnócratas. Ceniceros metálicos albergan horas de pensamiento consumido en forma de apestosas colillas de tabaco rubio. Incesante es el silencio que apabulla a todo aquel que intenta darse una oportunidad para entenderlo.

Solitarias mentes cavilan entre bocanadas de humo blanco, elaboran planes pra labrar un futuro irreal y teórico, algo mágico y distinto, algo que desde fuera se verá indefectiblemente como raro y a evitar.

Demasiado calor y música de cucharillas de cafe danzando en sus tazas al ser lanzadas por las hábiles manos de un camarero de toda la puta vida, apagan con su rítmico tintineo música clásica de una calidad demasiado buena como para que sepas valorarla a priori. Es como algún cd de esos grupos raros que piensas que te tienen que gustar para ser alternativo y se los haces tragar a tu cerebro reiteradas veces hasta que anulas los receptores del dolor que te torturan cada vez que le das al play.

Pastillas de cafeína. Capsulas de efedra. Anfetaminas. Zumos vigorizantes. Vapores de productos de limpieza domestica. Nicotina. Hoy no vale dormir.

Cuadernos con cientos de hojas garabateadas a lapiz y a rotulador rojo, que al mirarlas te gritan al oído una serie de improperios insolentes, pero que te cautivan desde el minuto cero. Estúpidas ganas de lanzar la puta mesa a tomar por culo y que, por favor, la gente lo vea como algo perfectamente normal y justificado.

Minas del 0.9. Minas del 0.5 para que cuando te hartes del grosor insultante del 0.9, tengas algo con lo que escribir. Más minas del 0.9 para cuando te canses de las del 0.5. Un lapiz normal y corriente para cuando tires a 20 metros el portaminas de 0.5 y de 0.9.

Escribir directamente en inglés frases inconexas para no tener que recordar en absoluto aquellas aburridas lecciones de gramática en aquellas calurosas tardes de junio, en aquellas infructuosas clases de la ESO.

Y muchas cosas más. Todas ellas en el reducto de tu sucia mente.

Advertisements

_response.redirect

Hoy he empezado a estudiar. Una tarde de lo más entretenida. Y la verdad, pensaba estar un rato esta noche. Al menos eso ponia en la taza en la que me he bebido un cafe tripe con leche.

Pero habiendo una fiesta en la playa, pues como que me voy a permitir este último lujo. Aunque sea por salir un rato.

_paradojas

Hemos llegado a un punto en el que ser anticomercial es una actitud comercial, y llamar fascista a alguien es en sí un acto de fascismo.

Ante tal absurdo no puedo hacer más que escribir tonterías inconexas para evadirme un poco del ambiente estúpido, cansino y violento que me rodea. Y ya que estoy, dar las gracias, o al menos una leve reverencia a aquellos que entran aquí, y a aquellos que entran aquí y se meten a un sitio tan inhóspito como puede ser una página “acerca de” y encima van y dejan un comentario de aliento.

Hay una cosa que pienso desde hace años, pero que a cada paso parece cobrar más sentido. La apariencia no sirve de nada si no demuestra que alberga un contenido que merezca la pena tarde o temprano.

” Ahora vamos a hacer la jugada, que es la que está mal, pero, paradojas de la vida, lo que está mal, está bien.”

Todo confluye. Todo coincide. La experiencia nos dice a mi y a otros dudosos filósofos de copa en mano, que cuando algo se tiene, se consigue, se posee… llegan importantes oportunidades de tener, conseguir y poseer nuevos objetos y oportunidades. Tengo diversas teorías al respecto, que no pienso discutir a no ser que sea en una mesa en la que no se hable de WoW y haya alcohol de alto grado y calidad.

Y mañana, me quedo solo en casa. Mis vacaciones de 10 días, aguardados con anhelo durante meses.

_arise

Desgraciadamente podríamos estar lamentándonos sin parar a cada paso que damos, porque tenemos la pena de ser conscientes de que todo va a acabar.

Alguien que me diga que nunca ha pensado que lo que tiene entre manos puede acabar en cualquier momento, y que nunca ha pensado como sería después, miente. Miente o su vida social y que demonios, su vida en general, se reduce a su habitación.

Cuando llega el momento de la verdad, La Prueba de Fuego, el ” a ver quien los tiene más cuadrados”, entonces demostramos nuestro grado de implicación, y salen a flote de golpe todas las medias verdades, mentiras completas, y diversas mierdas que hayan podido acontecer a lo largo del periodo de la actividad.

No es más que el cuento del lobo y el pastor.

Sentirse como una jodida piñata, hostiado por doquier y sin lugar a merecer una explicación de porqué después del metafórico linchamiento, es, niños y niñas, una puta mierda. Dicho de forma tan pomposa igual no queda claro del todo, así que lo repito : Que la gente haga como que no pasa nada después de cagarla reiteradas veces, es una puta mierda.

Y es que, cada cual, tiene sus prioridades. Yo no me meto en eso. El problema viene cuando por activa o por pasiva, la mierda te salpica la cara con diminutas pero cada vez más grandes y pestilentes perlas marrones de desilusión y fraude. Y el amor hacia la gente con la que compartes un proyecto que un día te llenaba, se atenúa. Es una evolución lógica, creo yo.

Hasta que por fin revienta. El continente libera al fin su contenido, plasmando sinceridad con brocha gorda por toda la zona. Por fin. Me alegro, por las decisiones tomadas, pero de veras me hubiera gustado que todo hubiera sido de otra forma.

Y sin comerlo ni beberlo, nueva ilusión. Llegar a un ensayo sin demasiadas expectativas, no beber ni un mísero ron, y que salgan las cosas tan claras y tan bien, la verdad es que anima. Como anima todo lo que sale claro y bien.

Así que como siempre, a trabajar, y a echarle morro al asunto.

Y suerte, si es que la necesita a todo aquel que haya echo su opción. Y a nosotros mismos.

_choque

Hablemos de cuando tu fuerte personalidad rollo: “me la pela lo que penseis de mi” se encuentra con tu herido ego, al que le importa mucho, entre otras cosas, la impresión que causa en los demás.

Yo soy yo. Es muy simple, y puede que para muchos, bastante desagradable. No me esfuerzo por gustarle a la gente, a no ser de que me ponga en modo cabrón, e intente sacar tajada de algo a modo de venganza. Tirarme el rollo, vamos. Simplemente se trata de mantener una actitud normal. Cordial pero manteniendo las distancias. Respetuosa hasta que alguien tiene una salida de tono impertinente, y se la tienes que devolver ( por obligación moral ). Es sencillo.

Hay gente a la que le crece el cuerpo, y el cerebro se le queda holgado dentro del cráneo. Recientes estudios científicos demuestran que esas ostias intracraneales, dan al sujeto la falsa sensación de que es superior a los demás, y lo incapacitan para asumir sus errores, a no ser que lo haga satirizándolos, despojándolos de importancia. Claro, son suyos. Como iban a trascender.

Hay gente. Siempre digo que hay gente. Siempre digo muchas cosas. Otra cosa es como las entienda la gente.

Hay gente…

_bad day

Pequeñas tonterías. El día estaba jodido. Hasta hablar contigo. Después, ya por la tarde, se ha jodido del todo. A eso de las 6 y pico.

Menos mal que estoy curtido de levantarme todas y cada una de las veces. Tonterías las justas. Y debilidades también.