_eth2

Tras la desbandada general de toda compañía con la que estuve la mayor parte de la noche, primero, un tipo estaba empeñado en que las mangas de una sudadera de alguien que colgaban sobre su cabeza eran unos “patucos de bebe” y hacía incapié en que se estaba quedando todo flipado etc etc. Después, otro individuo me aseguraba que no debía preocuparme, que antes de que nadie me diese de ostias por lo que fuera, me las daría él.

Genial, alguien ha vuelto a confundir la cerveza con el peyote. Eso o el agua de lavar los vasos tiene cólera.

Advertisements

_prelude

Deja de esperar un estímulo ajeno para hacer lo que debes. Deja de usar esa mierda barata como excusa para hacer lo que sea.

Haz lo que tengas que hacer. Y hazlo con todas sus consecuencias.

_supreme

Cuando mi buena educación te libra de un codazo en la cara, entonces si, entonces ten por seguro que has cruzado el límite de lo que puedo soportar.

Por omisión de acción permanezco firme en el estatus estándar que me caracteriza. El problema que tiene esto, es que suele inducir al típico error de pensar que una persona es como se la conoce normalmente. Unos cuantos supongo que sabrán de lo que estoy hablando. Y el problema de esto, es que tú, eres exactamente como se te conoce. Ni menos, ni por supuesto, más.

Te has montado mal tu sistema. Es un error de base, que te ha hecho caer en una pequeña espiral de impertinencia en determinados motivos. Quiero decir, que a veces tirarse de un coche en marcha y que el bajista de tu grupo te coja al vuelo, es la mejor opción. Los protagonistas de aquella historia no van a leer esto, pero es divertido compararlo con tu cabeza coronada por un cartabón perfecto. Porque muestra claramente, quien tiene más posibilidades de morir de forma que su vida no haya sido un completo fraude.

Supongo que tendrás ya a mano el papeleo para que Dios te devuelva el dinero. O la casualidad. O la ciencia. O lo que sea que permite que nuestra insignificancia resida en este planeta. Porque, oh Dios, nada, nada, NADA, permanece. Y es una putada darse cuenta, pero a su vez es de puta madre. En el momento en el que estas colgado por efecto de algún tipo de inhalante y por 3 segundos eres capaz de comprender el significado de la vida, descifrar y asociar la ingente red de relaciones sociales e interpersonales, y todo lo que ellas conforman entonces, todo es más sencillo. Se te pasa al de 10 segundos el efecto, y mierda, otra vez a ser alguien que tiene demasiadas preguntas y anda escaso de tiempo y de dinero. Joder, y de tabaco. Que te está matando, pero la verdad es que dudas desde hace tiempo sobre el hecho de que discutir sobre lo bueno y lo malo es algo necesario. Suma el tiempo que inviertes en esos menesteres. ¿Cuantos dias menos de vida te quedan?

Por eso la gente se rie al recordar una borrachera. Probablemente muchos de ellos lloren al saber que tienen cáncer, o cirrosis, o el tabique reventado, o la médula licuada, o el córtex cerebral inoperativo, o sean incapaces de discernir entre la realidad del mundo y la que genera su mente, pero siempre queda la esperanza de que en algún momento de tu posible declive, optes por absorber información. Como una esponja de carbono, impregna tu cabeza descarriada del conocimiento que necesitas para saber estar por encima de la situación.

Elimina el miedo a la muerte sabiendo que no hay más que polvo tras ella, el miedo a las drogas sabiendo que puedes morir al tomarlas, pero no sin antes tomar provecho de ellas; el miedo a la infelicidad sabiendo que puedes tomar drogas para neutralizarla… Y valora todo aquello que has conseguido por tí mismo. Porque, simple y llanamente, y acabando esta puta locura de reflexión… el hombre, nace y muere solo. Y solo tienes lo que resida en tí: tu experiencia.

_introspección

Muchas veces el mayor cáncer no es el que vemos si no el que padecemos. Ya sea en nuestra persona, entorno, familia, raza, credo, ostias-varias.

Y de vez en cuando, conviene que miremos hacia el cielo, abramos los brazos, escupamos con fuerza, y recibamos sobre nuestra puta cara un merecido castigo por caer en la insolencia de prejuzgar sin antes conocer. De la misma manera, que otras deberemos sentenciar sin dudar, harto convencidos de que nuestra experiencia tiene la respuesta que buscamos y que se hace evidente ante nosotros.

Gracias congéneres por no dejar de sorprenderme ni un segundo. Gracias por toda la barbarie obscena, crimen casi perfecto, tortura macabra, maravilla odiosa envidiable. Por todo. Como iba a llegar a donde estoy, sea donde sea, sin vuestro contínuo impulso, sin vuestro apoyo incondicional a la causa de mi propio descubrimiento.

Gracias por las paradojas de la vida, por los suicidios del millonario, y las últimas coletadas de un paria. Gracias por contradecir hasta lo desconocido, y por apoyarlo al minuto siguiente.

Gracias por toda esa mierda tan despreciable que nos diferencia del resto de habitantes de la galaxia. Bah.

_missoverstood

Siento la imperiosa necesidad de adosarte C4 e las sienes, y correr de forma divertida mientras pugnas por quitartelo de la cara, sin éxito. Todo esto de manera figurada, claro está, pero eso, que siento la imperiosa necesidad.

Y porqué, muy fácil: a tu lado me siento estúpido porque tu inutilidad me atonta. Te veo ahí con una tiza en la mano. Gesticulando. Moviendo las manos. Casi anoréxica. Vete a tomar por culo, hombre.

Cuando no hay ningún interes porque algo salga bien… no sale. Ni bien ni mal, es que no sale. No hay por donde cogerlo. Es como una portada de The Dillinger Escape Plan. No hay cojones a decir cual es el lado inferior y cual el superior. Pues aquí igual. Haríamos más bebiendo todos un cuarto de botella de vodka antes de ir a clase. De ese, del cojonudo, del de 33 euros. Importado. Como tu imbecilidad. Importada de Dios sabe donde directamente a tu puta cabeza.

Qué inútil me siento.

_leve

Te manejas con torpeza en general, porque has creado a tu alrededor un mundo perfecto en el que todo está preparado para su idóneo funcionamiento, y no hay posibilidad alguna de error. Todo bajo control. El orden más exigente y severo. El protocolo más preciso y eficiente. Nada puede ser pasado por alto, en tu afán por ser el mejor.

Pero olvidas algo, nuevamente. Ahí fuera no hay nada para tí. Te mueves con dificultad, te hablan en su idioma y te quedas quieto sin saber muy bien que hacer. Prender fuego a la casa o hacer una reverencia te parecen dos opciones igual de válidas, porque, reitero, no tienes ni puta idea de que hacer. Desde tu fortaleza de la perfección perenne despotricas contra la escasez de formas de la gente, contra los alardes de librepensar de determinados individuos, pero a la hora de la verdad, demuestras poca habilidad en el trato humano. No odias a la gente, pero no sabes como expresarles tus deseos, ni como interpretar sus peticiones. No formas parte del enjambre. Falso. Eres más de ellos que nadie. Porque no eres el único así. Abundais. Me repugnais.

Contempla la levedad con la que pasas por todo lo que tocas. Cada movimiento es predecible. Cada situación provocada. Los factores externos son irrelevantes cuando todo el potencial reside ahí arriba, protegido por tu cráneo, expuesto a las balas de los francotiradores de las azoteas de los edificios colindantes. Dales sólo un motivo.

Nada puede ir mal. Pero irá. Pero da igual. Pero no. Pero sí. ¿Pero tu eres gilipollas? Es sencillo seguir el camino marcado. Y vivir con miedo. Y llorar cuando descubres que otras personas a las que dices querer, pero no lo demuestras en absoluto, porque te perdiste esa lección, demuestran ser bastante más inteligentes que tu y hacen de su vida una experiencia única. Un viaje hacia un objetivo aún difuso, porque sin saber de donde se viene, jodido es saber a donde se es capaz de llegar.

Filosofía barata, demagogia. Sí. Pero si lo repites muchas veces en alto, tapándote los oídos y cerrando los ojos, acaba por convertirse en cierto. Como todo.