_Resorte

En ocasiones, me da por pensa qué pasaría si de improviso reaccionara de la forma más inesperada posible. Un impulso. Violentarme repentínamente y rasgar la estabilidad del ambiente de arriba a abajo. Y observar la reacción de la gente.

Lo que hay que hacer.

Lo que se debe hacer.

Me despliego al plano paralelo de mi imaginación. Me desdoblo. Tomo el control. Tengo el control. En el mundo real me quedo absorto mirando a la nada. Doy una vuelta, doy dos…

Pierdo el control por completo. Un engaño, en realidad, nunca lo tuve, y estaba a merced de mis sentimientos. No había nada que pudiera hacer. Algo me manejaba con habilidad, destreza, un sutil marionetista tira de los hilos adecuados. Me dice lo que quiero escuchar. Me arrastra a donde quiero ir.

Y de nuevo me doy cuenta de que no puedo elegir a donde ir. Mis impulsos más primarios afloran y marcan el ritmo a seguir. Hasta que ya no aguanto más. Quiero volver. Se empiezan a caer cosas a mi alrededor. Fotos viejas. Ceniceros repletos. Copas de cava que indican celebración. Me arrastro, lucho, tiro, fuerzo, grito. ¡ Grito !.

Y como tras una momentánea hipoxia cerebral, vuelvo a mi. Recobro lentamente los sentidos. La vista. El oído. Y despierto como en las películas. Alguien me ha preguntado algo. “Si, si”. Respondo. No sé ni a qué, pero necesito tiempo para recobrarme.

Me prometo que más tarde pensaré en esto.
Y no lo hago.
Otra vez.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s