_El miedo de la duda

Inevitablemente tras una vida arrastrada, salpicada, si no plagada de situaciones en las que nuestra confianza se vio violada sin piedad en un callejón…

El miedo de la duda. Y quién no tiene miedo. No tener miedo no es ser valiente, si no ignorante. Puede que aunque estemos aterrados, sigamos hacia adelante. Síntoma inequívoco de valentía.

Tras el rosado aspecto de todas las relaciones amorosas, se esconde la puta verdad. La puta verdad puede ser difundida, comunicada a quien quieres, y ser feliz, sincero, bello y perfecto.
La puta verdad puede venir de golpe, sin previo aviso, y de quien menos te lo esperas. Todo esta ahi. La diferencia es cuando nos damos cuenta de que existe.

Es dificil. Tener fe en lo no tangible, precisamente por eso es fe. Y es fácil hablar, muy fácil, pero… ¿ actuar ? ¿ demostrar ?

La duda… la duda duele, la duda quema… la duda asusta… pero yo confio en lo que está pasando.

Por eso… la duda queda relegada a un segundo plano, desencuadrada, nadie se fija ya en ella, y llora en su rincón desamparada e inútil. Pero solo si somos sinceros.
Y solo si realmente nuestros escrúpulos quedaron lejos tras los golpes y las vueltas de campana, y aprendimos a odiar la hipocresía. Y a mirar con quien para abrirnos. Y darnos cuenta de lo que sentimos.

Y no temer sentir “eso”.

Advertisements

2 thoughts on “_El miedo de la duda

  1. Después de leerte te dejo un regalo en este día:

    Soy eterea, callada y escondida
    soy un cofre que alberga noche y día,
    soy tu almohada, tus nocturnos y tus algarabías.

    Voy contigo de la mano por caminos de florees y de espinas
    por los caminos del llanto, de la risa y el quebranto,
    Soy un suspiro en la brisa de amaneceres radiantes y
    Soy ruda, amarga y estresante, melancolica, pensante.

    Soy un río para que tú me navegues con tus velas y tus ansias
    con tu fuerza, tu coraje y tu costancia; soy esponja de amores y dolores
    cuando buscas horizontes, cuando buscas ternura o escuchas cantos de silsontes.

    Soy viajera, sedienta de raíces.
    soy éfimera y quimera, soy nostalgia que cura cicatrices,
    Soy arena de mar en sal disuelta
    soy historia de huracanes, de vientos y de brisas, de perfumes que fueron en la siesta
    y perfumes que arrancan tu sonrisa
    Soy pañuelo para empapar tus lágrimas
    Soy confusa, me empaño y me estravío escuchando de ti los sueños rotos…
    Soy el alma de ti y de los otros.

    Os devuelvo los besos.

  2. Pingback: _THREE « No son horas . . .

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s