_Impresiones

Una vez, una mujer que acababa de conocer me dijo en un aeropuerto, mientras fumábamos juntos a merced del frío viento de febrero, que lo bueno de viajar sólo, es que te conoces a tí mismo. Si bien no le faltaba parte de razón, el hacer viajes sólo es como un pequeño simulacro: No estás llegando al quid de la cuestión.

En un momento dado puedes sorprenderte a tí mismo con gestos que la rutina había embotado, pero nada más. Quiero decir, el viaje más largo e interminable que he hecho en mi vida fue hace un par de meses, un periplo insufrible de unas 36 horas en las que debía permanecer despierto para evitar que me robaran, dormí en el suelo de dos aeropuertos y en un tren. Aquello no me dejó aprender nada. Sólo elevó un poco el umbral de las chorradas que puedo aguantar sin mandarlo todo a la mierda.

Pero ahora, en Londres, todo es diferente. Quitando los primeros días y momentos puntuales, hasta ahora, que las relaciones con la gente con la que convivo se están avivando, he estado completamente sólo. He ido a clase sólo, a la compra sólo, a ver sitios sólo. He visto cine yo sólo, y he tenido decenas de horas de silencio para aburrirme y pensar.

He aprendido más sobre mí mismo en 2 semanas que en 24 años.

Es bastante acojonante encajar cosas sobre una persona que no conocías pero que resultas ser tú. Me inquieta, pero es lo que hay.

Poco más nos queda.

Advertisements

3 thoughts on “_Impresiones

  1. Viajar solo es una gozada, no me jodas. Claro que el hecho de trasladarse de un punto a otro no es lo que yo llamo viaje, al menos no es la parte más importante.

  2. No he dicho que no me mole. Simplemente me estoy dando cuenta de muchas cosas de golpe. Y no son nimiedades. Llevo aquí menos de un mes y este sitio me está descubriendo cosas de mí mismo. Bueno, no el sitio en concreto, si no la soledad.

  3. Quizá haya dejado de ser una broma a partir de hoy.
    Puede incluso que tenga menos sentido del que tenía ayer, pero no importa. No Importa. No hay angustia. No hay falta de contacto. Ya ni siquiera eres dueño de la privacidad de tu hogar.
    Y creo que te sientes bien.
    Ahora, al descubrirte, emanas radiaciones atrayentes sobre los demás, puedes construir relaciones síncronas, puedes ser un satélite.
    Aunque a veces te plantees la impersonalidad de tu cuarto de baño mientras oscilas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s