_6 grados

La regla de los 6 grados es una exageración.

Como mucho en 3 se llega a las casualidades más absurdas de la vida.

Hay que andar con pies de plomo. Siempre.