_El juego

Ella se golpea rítmicamente los muslos mientras te mira.

– ¿Jugamos a El Libro? – dice.

– ¿El libro?

– Sí. Es lo que nos queda a los poco agraciados.

Comienza a acercarse y acabáis besándoos en el altillo destinado a almacenar equipo para directos musicales. Al principio la notas torpe, después mejora.

Paráis por un segundo, debes seguir recogiendo tus cosas.

– ¿En serio somos poco agraciados? – dices y se te escapa una risilla.

Ella no contesta, sólo espera a que vuelvas en un rato para besarla.

Advertisements