_el lado oscuro

Uno de esos días en los que fuera está más oscuro que dentro y te hace sentir bien. No sabes porqué, de hecho, este sentimiento choca con el del resto e gente que se caga bien alto cada vez que no sale el sol, pero tu te sientes protegido por esa densa capa de nubosidad amenazando ponerse a llorar.

Las frías fluorescentes impregnan todo de una especie de bienestar artificial, que me empuja a querer una taza de chocolate caliente y una mantita, y estar sin hacer gran cosa el tiempo que haga falta, alumbrado solo por un fuego y quizá, como contrapunto, el monitor del ordenador.

Tienes mocos y te cuesta respirar, pero tienes drogas, y eres feliz más allá de un catarro, así que no le das importancia. No tienes tiempo ni para un chocolate, ni para una manta, ni para un fuego. Ni un sitio en las que juntar esas 3 cosas sea algo fácil y rápido.

No necesitas en absoluto encontrarte con nadie por el camino… al menos no siendo entre las 9 de la mañana y las 8 de la noche. Hay demasiada luz, pese a las nubes. Esto hay gente que tampoco lo entiende, entendiendo no entender, como la acción de ni siquiera hacer el esfuerzo por ello. No les interesa, es lógico y normal que no entiendan nada.

Es la hora de comer. Y ya queda menos para verte.

Advertisements